Ancestra. L’Asiàtica

  • Zona: L’Asiàtica. Miranda del Lloro. Frares Encantats.
  • Aperturista: Jordi Verdaguer y Maria de Rialp (31/5/1987)
  • Dificultad: 7a
  • Dificultad obligada: 6a/A2
  • Longitud: 185 metros
  • Orientación: Este
  • Equipamiento: Semiequipada con material de la época y restauración. En cada reunión hay un parabolt.
  • Material: 15 cintas, juego de aliens y camalots hasta #3, estribo, bagas para sabinas
  • Horario: 45′ aproximación, 6h30’ escalada en cordada de 3 y algún que otro percance, 1h40′ retorno
  • Agua: Se puede comprar en el aparcamiento de Can Maçana

Pinchar aquí para abrir reseña/topo en PDF.

La simbología utilizada en la topo se puede encontrar aquí.

Aproximación

Dejamos el coche en el aparcamiento de Can Maçana. Desde ahí salimos dirección estepasando de largo las mesas que hay de merendero. Reseguiremos el caminosiguiendo índicamente las indicaciones de Monestir de Montserrat. Para despuésseguir las de Coll de Port.

Pie de vía
Pie de vía

Unos 5 minutos después de pasar la indicación que queda 10 minutos para llegar a Coll de Port, después de girar un espolón y ver las paredes de Frares Encantats, estaremos ante la pared de L’Asiàtica. Inicialmente serán más fácil de identificar las terrazas terrosas del primer largo que la propia pared..

La Vía

  • L1 (V – 25m): En otras reseñas no se indica este largo, ya que antiguamente había una cuerda fija y era parte de la aproximación. En nuestro caso consideramos que es demasiado peligroso hacerlo en libre y recomendamos encordarse. Hay dos parabolts en la parte superior de largo por lo que entendemos que la intención es que se haga de esta manera. Para realizar el largo ascendemos por unas repisas terrosas buscando la debilidad de la roca, vamos hacia la derecha hasta un árbol, que en caso de caída nos pararía del abismo. Es el punto donde los pasos empiezan a ser delicados. Ascendemos y encontramos el primer parabolt estando cómodos sobre una repisa. Seguimos hacia la derecha hasta unos árboles, para pasar a  ascender flanqueando en diagonal hacia la izquierda por una pared muy terrosa hasta la reunión.
  • L2 (6a+ – 30m): Estamos a pie de un diedro sostenido muy herboso con opciones de colocar. Pasado el parabolt reseguiremos el diedro pasando por dos buriles. En el segundo, mirar hacia la derecha ya que deberíamos ver un pitón grande oxidado que sobresale en una fisura paralela a la que recorremos. Flanqueamos hasta éste y seguimos recorriendo la nueva fisura hasta que se convierte en un terreno terroso lleno de plantas. La reunión está debajo de un gran bloque, junto a una sabina. Desde abajo cuesta de ver. Es el largo donde más opciones habrá para colocar piezas flotantes.
  • L3 (6b+ – 40m): No liarse con los paraboles que se ven rectos y con tendencia hacia la derecha. La vía va sobre la horizontal hacia la izquierda sin superar nunca el bloque que nos queda delante. Pasamos a la pared de la izquierda donde encontraremos un parabolt y acto seguido el inicio de la cuerda fija. Subimos por la cuerda ya que hay demasiado matorral y es demasiado terroso para intentar hacerlo en libre. Acabada la cuerda, nos ayudamos del árbol para seguir ascendiendo. Después pasamos a placa ‘fácil’, pero sin opciones de colocar nada durante varios metros hasta llegar a un parabolt. Desde ahí veremos a la derecha, en la otra pared, está el siguiente parabolt. Una vez superado este último con unos pasos finos llegaremos a la reunión.
  • L4 (7a – 34m): Desde la reunión veremos de los primeros seguros del siguiente largo, lo cual hace evidente por donde sigue la vía. Iniciamos la escalada resiguiendo el diedro, para después reseguir el techo, ambos con opciones de completar con seguros flotantes. Nosotras tiramos alguna laja que tenían mala pinta, por lo que tendría que estar más saneado. El punto donde se estrecha el techo tendríamos que ver un pitón. Ascendemos por éste con unos pasos aéreos y a partir de aquí ya reseguiremos los paraboles combinando artificial y libre. Los seguros están demasiado alejados para hacerlo totalmente en artificial. Hay un seguro debajo de la placa de calcáreo, desde ahí ir hacia la derecha para ir hacia la R que cuesta de ver desde el seguro anterior.
  • L5 (6a – 35m): Desde la reunión se distingue claramente el canalillo por donde sigue la vía y un árbol que será parte del siguiente largo. Ascendemos por la laja de calcáreo. Vigilar un agujero que hay característico, que no haya nada durmiendo ahí dentro. Pasado el primer parabolt, ir con tendencia hacia la izquierda para ir a buscar el siguiente seguro. Desde ahí volver ligeramente hacia la derecha y reseguir seguros. Tendremos un paso fino, donde no se ve ningún seguro y hay que ir tirando. Habrá muy pocas opciones de completar los seguros y muchísimo aire hasta el siguiente seguro. Cuando la pared se ponga más vertical volveremos a encontrar seguros fijos. Pasado el buril oxidado nos encontraremos la reunión a la derecha.
  • L6 (6a – 25m): Desde la reunión veremos dos seguros, el parabolt nuevo y el histórico. Una vez pasados, flanquear hacia la izquierda en dirección del árbol que habíamos visto anteriormente. Nos encontraremos con pasos finos. Pasamos del largo el árbol y damos la vuelta al espolón para encontrarnos a pie de una canal por la cual ascendemos. Al final hay un árbol muerto y detrás un único parabolt donde montamos una R completando con seguros flotantes. Se puede intentar montar R más abajo para evitar subir canal que después habrá que bajar.

Descenso

En nuestro caso rapelamos por la canal unos 15 metros hasta que llegamos a un terreno más seguro. Se puede destrepar la placa que queda al lado de la canal, que desde arriba parece bastante más difícil de lo que luego se ve desde abajo. Bajaremos por el bosque unos 7 minutos hasta ir a parar a un camino. Vemos marcas amarillas y azules. En un árbol también vemos las marcas de ambos colores. Seguimos las marcas azules hacia nuestra derecha ascendiendo por un camino dirección Loro. El final del ascenso tenemos un tramo de conglomerado. Seguir todo el tiempo marcas azules, iremos subiendo y bajando por la región de Frares.

Aproximadamente media hora más tarde encontraremos marcas blancas, punto donde hay que ir hacia la derecha 100 metros más tarde encontraremos un poste informativo de Portell Estret. Iniciamos en descenso hacia Can Maçana. Unos 20 minutos más tarde iremos a parar al camino de aproximación. Deshacer el camino de ida

Opinión y experiencia personal

Vía dura donde no recomendamos para nada ir con el grado justo. Hay unos alejes bastante peligros sin opciones de proteger.

Los primeros tres largos no tienen nada especial. Son muy matojeros y terrosos. El hecho que haya una placa de calcáreo y después, en la canaliza nos encontremos algún trocito también de este material hace que sea una vía diferente.

El cuarto largo guapísimo, especialmente hecho de segunda.

La roca del tercer largo es buena, a pesar de que comentamos que hemos tirado alguna laja, se ve firme. Tiramos cosas que se veían superficiales.

Los comentarios que más se han escuchado a lo largo de la vía fueron del plan: ‘ostia’, ‘joder’, ‘¿esto es un quinto?’, ‘se han flipado’, ‘menudo aleje’, etc… que cada uno saque sus conclusiones.

La mayoría de reuniones incómodas.

Realizada 9/7/2022

Referencias

Libro Montserrat. Guia d’escalades del vessant nord. David Hita Sánchez

Web Romàntic Guerrer

Web La noche del loro 2

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.